TRAL, Nivel 2, Ampliando la mirada

¿Qué voy a hacer con esto?  La pregunta de Diego Leal al final de su vídeo es temeraria, ¿cómo saber qué contestar si en mi cerebro se enredan redes y más redes?  Para contestar esta pregunta de qué voy a hacer con toda esta información, narraré una experiencia vivida en el semestre pasado, Primavera 2015, dentro de la Asignatura Mercadotecnia Integral.   Contextualizando, en ese semestre me inscribí al curso DARR (Diseño de Actividades de Aprendizaje en Red y en la Red), en el cual se plantea diseñar una situación de aprendizaje en red y aplicarlo en alguno de los grupos o cursos a tu cargo; en base a los elementos centrales del material audiovisual analizado para realizar este reflexión, detallaré lo que hice y lo que no hice respecto al hecho de pensar y aprender en red, entonces si parto de lo que ya hice, puedo reformular qué seguiré haciendo.

1) Propuse una red descentralizada, quise quitarme peso como profesora eliminando una red tipo estrella o centrada, pero sin llegar a una red distribuida,que ahora entiendo sería mejor.  Sin embargo, el tiempo y los límites de una clase magisterial no daban para más, ¿o acaso si?

2) Establecí como medio para desarrollar esta situación de aprendizaje, una plataforma de red social, la más utilizada por los alumnos, me refiero a Facebook.  ¿Cómo sé que es la más utilizada?  Porque cuando estaba diseñando esta actividad pregunté cuáles redes sociales usaban más, ahora sé que lo que en realidad estaba haciendo con ese pequeño sondeo, era conocer más sobre su APA, aunque en ese momento no lo hice de forma consciente.

3) Mis intenciones eran buenas, lo que buscaba era que se diera mayor comunicación entre todos los estudiantes del grupo y promover la autonomía, no sólo que se hicieran responsables de su propio aprendizaje, sino darles un poco de responsabilidad sobre el aprendizaje de sus compañeros de clase.   Lancé dos preguntas que cada uno de ellos debería de contestar y a partir de estas respuestas deberían de hacer comentarios a los post de sus compañeros.   En mi afán de no encasillar ni poner “chalecos de fuerza”, no puse restricciones sobre a quienes deberían comentar.  Esto dio como resultado, una homofilia, es decir, buscaban hacer comentarios a sus amigos o a los miembros del equipo que normalmente trabajaban en esa clase.   Unos pocos lograron actuar fuera de la manada y arriesgarse a la diversidad

4) Tuve miedo a perder el control.  Formé un grupo cerrado y debo confesar que me dio temor cuando tres personas que no conocía, me pidieron ingresar al grupo.    Mi respuesta fue eliminar esas solicitudes, no pensé en red y tampoco propicié o me arriesgué al aprendizaje en Red de mis alumnos.   Con esta actitud no promoví sistemas donde ocurrieran nuevas conexiones

5) Sí hice curaduría y a la vez amplificación, había señalización clara, pero no estoy segura de que se haya dado la agregación, ya que no había manera de cerciorarme de que todos hubieran leído las reflexiones finales de los distintos equipos sobre el tema en estudio, a no ser de la misma plataforma de Facebook.  Sí logré que realizaran filtrado, ya que en este punto sí establecí como facilitadora del curso, lineamientos a cumplir respecto a las fuentes consultadas. Por último modelé, fui más allá del discurso y si bien, no resultó excelente, le hice caso a Goethe en el “hacer” y no dejarlo solamente en el “querer”.    Claro que este “hacer” fue motivado por el curso que estaba tomando, entonces ¿qué toca hacer ahora?

Respondo a mi pregunta inicial, seguiré aplicando y haciendo con una actitud positiva hacia el pensamiento y aprendizaje en red, sin limitarme al conocer y tener voluntad.   No creo que existan procesos perfectos, pero el repensar, reimaginar y rediseñar producen procesos enriquecedores y continuos en la labor docente que tanto me gusta y disfruto hacer.   ¡A seguir!

frase sobre prueba y error

Anuncios

6 respuestas a “TRAL, Nivel 2, Ampliando la mirada

  1. Hola Ana!
    Es interesante el análisis que haces de una experiencia real en salón de clases, y cómo de esta forma fuiste conociendo el APA de tus alumnos y la forma en la cual podrían integrarse con el tuyo. Concuerdo con lo que comentas al final de tu publicación, es importante seguir conociendo y no limitarse, pero creo que lo más importante es la actitud positiva.
    Saludos

    1. Hola Caro! Muchas gracias por tu comentario, me da gusto que coincidamos sobre el tema de la actitud, no sólo en la docencia, en cualquier otro aspecto de la vida, es un elemento imprescindible que puede ser la diferencia entre que los cosas sucedan o no. Gracias otra vez!!!

  2. Hola Ana Cynthia!
    Me gustó con qué naturalidad compartes tu experiencia, me parece que siempre es así al inicio, un poco de temor, dos pasos adelante y uno hacia atrás a ver si va bien, tanteando el terreno… y luego de mirar el camino recorrido, resulta que fue en ese proceso donde más aprendiste! ¿o no? Entonces aparecen las luces, “esto fue atinado… esto no tanto… por aquí estuvo bien…. por acá faltó otra cosa…” y resulta un aprendizaje genial. Seguro que en tu próximo curso, con más seguridad podrás compartir con tus alumnos, utilizar alguna otra herramienta (tal vez con el mismo miedillo del inicio, pero con estusiasmo) Felicidades!
    Saludos!

  3. Hola Gaby! Muchas gracias por tu comentario, en verdad me siento identificada con la forma como explicas este tipo de vivencias en clase, en especial el miedo; alguna vez le comenté a una compañera maestra que iba a iniciar curso ese día, y me comunicaba el “nervio” que sentía ante un grupo nuevo, nuevo semestre, entre otros retos, sin hablar del TRAL, DARR y demás, le dije “el día que dejes de sentir ese miedo, nerviosismo, ansiedad, ese día retírate del aula, has perdido el encanto, así que siéntete feliz de que te sientas así el primer día de clases”. Y no sólo el primer día, también la primera vez que implementas algo nuevo o cambias el camino en tu quehacer cotidiano. Coincido contigo!

  4. Es reconocible el hecho de atreverse a salirse de los esquemas habituales.

    En cuanto a trabajar con la opción de grupo cerrado, no creo que sea una mala decisión ni mucho menos error el haber eliminado a posibles aspirantes desconocidos.
    Actualmente tengo dos grupos de matemáticas vía Facebook, los cuales manejo como cerrados. Creo que es conveniente no agregar contactos desconocidos porque pueden ser personas que sólo causen ruido a la red o bien puedan ser personas con cuentas falsas que sólo quieran obtener información o datos de los miembros del grupo. Estos grupos, aunque son cerrados se comienzan a fortalecer con la interacción entre los miembros actuales y miembros antiguos. Con un grupo abierto sólo hay que tener cuidado con qué compartir en el grupo.

    1. Hola Saúl! Muchas gracias por tu comentario. En efecto, mis temores sobre manejar el grupo de forma cerrada y no abierta, tienen que ver con ese ruido. Me parece muy interesante lo que comentas sobre miembros antiguos, eso me da la idea de continuar con el grupo cerrado, pero incluir a los alumnos del próximo semestre, y así lograr aumentar el tejido de la red. Ojalá haya oportunidad de que nos compartas qué sucede con un grupo en Facebook sobre Matemáticas, una materia que hemos o nos han estigmatizado desde pre-escolar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s